RESUCITACIÓN CARDIOPULMONAR PARA ANIMALES

 

marletmarletmarlet Ir directamente a los VIDEOS


La resucitación cardiopulmonar -RCP- es una técnica que cualquier humano que conviva con perros -o gatos- debería conocer, click para más info - en inglésen la esperanza de no tener que utilizarla jamás. Existen diversos motivos que pueden provocar que nuestro perro deje de respirar y se le pare el corazón: shocks eléctricos, golpes, atropello, asfixia...

Es muy importante comprobar que el perro ha dejado de respirar antes de realizar RCP,  hay dos formas de realizarlo:

1.  Situar una mano en la parte izquierda del pecho o en la ingle para sentir el latido del corazón.  Si no sentimos el latido, la sangre no está circulando.
2.  Colocar un pequeño espejo cerca de la nariz y boca.  Si no hay condensación en el espejo, el perro no está respirando.

Levante suavemente la mandíbula inferior para estirar el cuello.  Si el perro continúa sin respirar, realice inmediatamente la respiración artificial:

  1. Sujete con su mano las mandíbulas y mantenga la boca cerrada.
  2. Coloque su propia boca sobre la nariz del perro, cubriéndola.
  3. Exhale sobre la nariz del perro cuatro o cinco respiraciones enérgicas.
  4. Si el perro comienza a respirar, pare inmediatamente.  De lo contrario, continúe con 20 respiraciones por minuto en perros pequeños y 30 en grandes.  Con cada respiración que usted realice debería ver el pecho del perro expandirse cada vez que exhale en su nariz.
  5. Continúe con la respiración artificial hasta que el perro comience a respirar por sí mismo.



Masaje cardiaco.

Jamás realizaremos masaje cardiaco si el perro tiene una herida en el pecho.

Es mejor realiza el masaje cardíaco sobre una superficie dura -como el suelo-, con el perro tumbado de lado; preferiblemente, sobre su derecha ya que nos será más fácil sentir su corazón entre compresiones.

Para perros pequeños (menos de 10 Kgs):

  1. Coloque su mano -o manos, dependiendo del tamaño del perro- en el lateral del pecho del perro, sobre las costillas, a la altura en la que su codo se junta con su pecho. Si es necesario empujaremos suavemente su pata hasta que el codo toque el pecho; allí se encuentra el corazón. Otro punto donde localizar el latido es en la muñeca, tanto de las patas delanteras como de las traseras y en la arteria femoral, para localizarla llevaremos una mano hasta la rodilla del perro y la giraremos hacia el interior para sentir el pulso.
  2. Empuje el pecho hacia abajo aproximadamente 2-3 centímetros, con dos compresiones por segundo.
  3. Haga cuatro compresiones y una respiración.
  4. Compruebe el latido del corazón después de un minuto.  Si aún no late, continúe.

Para perros medianos y grandes.

Los pasos son similares.  La diferencia radica en que necesitará las dos manos, colocando una encima de la otra y la compresión deberá ser más profunda, de 4 a 6 centímetros, dependiendo del tamaño del perro.  Se deberá realizar cuatro o cinco compresiones por segundo y una respiración.

Una vez que comience a respirar y lata su corazón, le llevaremos inmediatamente a una consulta veterinaria.

Estos dos vídeos nos permitirán ver la técnica en acción:

   


blog comments powered by Disqus

 

nuestro espacio en facebook Comentar sobre nuestra web:

marletVOLVER A ARTÍCULOS