COMO CUIDAR
NUESTROS PERROS

puppies

Un perro es un ser vivo, no es un objeto; por tanto, no se puede comprar ni vender. Si quiere un perro adóptelo en cualquiera de las numerosas protectoras que existen en todo el país. Los criaderos son granjas de esclavos donde los perros son explotados hasta que no pueden "producir" más. Que no le engañe el criador enseñándole su perro en su casa, en la mayoría de los criaderos el resto del ganado canino pasa la vida encerrado en jaulas; cuando no genere más ingresos, por puro agotamiento, será abandonado y aumentará el número de perros recogidos en las protectoras.

Veterinario

En cuanto el perro entre en casa por primera vez, haga una visita al veterinario, para que haga una revisión de su estado general, le ayude a organizar su dieta, y en general, haga todo lo necesario relacionado con la salud del perro. Y recuerde que tiene que visitarle periodicamente.

Ejercicio

Del mismo modo que ha de comer regularmente, el perro ha de realizar ejercicio regularmente. Trate de ser estable e imponer unos horarios fijos para ambas cosas. El perro lo agradecerá y le hará la vida más fácil. En cuanto a la duración de los paseos, la única regla es que cuanto más, mejor. Posiblemente el perro estará encerrado en casa la mayor parte del día, pero no está diseñado para la inmovilidad. La falta de ejercicio puede causar problemas de salud y carácter al can, por no hablar de que le puede destrozar la casa por puro aburrimiento. Los distintos perros tienen distintas necesidades, por lo que es conveniente que adopte un perro con energía igual o inferior a la suya. Sobre todo, sea sincero al decidir cuál es su tipo de energía: ¿prefiere ver una película tumbado en el sofá o está preparando una maratón? No necesita confesar este dato a nadie, quedará entre su perro y usted.

Espacio

No todos los perros se adaptan igual a todos los ambientes, pero hay más margen del que normalmente se cree. Por ejemplo, un perro grande tipo pastor alemán puede vivir perfectamente en un apartamento no muy grande, siempre y cuando se lo compensemos con un ejercicio regular y adecuado.

Es aconsejable enseñarle a dormir en su propia cama desde pequeño. Recuerde que el cachorro encantador que parece una bola de peluche y al que permitimos dormir en nuestra propia cama puede convertirse en nada de tiempo en un perro de 50 Kgs. de peso. Piense si realmente querrá compartir su cama con él entonces.

Un buen criterio de educación de un cachorro es pensar si nos importará que siga realizando el mismo comportamiento -pedir cuando estamos en la mesa, mordernos las manos, etc.-cuando sea adulto.

Necesidades

Cuando el perro haya aprendido a contener sus necesidades y no ensuciar en casa, el animal se aguantará el máximo, antes que manchar el suelo. No le haga sufrir innecesariamente. ¿Cuánto tiempo puede aguantar usted sin ir al baño? No le exija a su perro más de lo que usted mismo puede soportar. Si llega a casa y se encuentra con un accidente, puede estar seguro que su perro verdaderamente no ha podido evitarlo. La regularidad de horarios es importante, de este modo el perro sabrá “cuando le toca” y hasta cuando debe de aguantarse. Enséñele a hacerlo en los lugares adecuados, y recoja sus deposiciones.

Higiene

En esta sección se indican los cuidados habituales que hay que darle al perro, en el aspecto de la higiene.

ojos

Ojos

El principal problema es que se ensucian (sobre todo si el perro vive en la ciudad, a causa de la contaminación). Normalmente, esta suciedad se elimina en forma de legañas, que se le pueden limpiar con un paño húmedo o, mejor aún, con esos círculos de algodón que venden para desmaquillar los ojos humedecidos con agua destilada de farmacia, no de la que venden en los supercados para planchas y automóviles. No hay que dejar que se acumulen hasta que al perro le molesten tanto que se frote con la pata.

En perros mayores, o a causa de una enfermedad o lesión, puede haber dificultades para mantener la humedad del ojo. En este caso conviene hacer una limpieza regularmente, previa consulta al veterinario para que indique el producto a usar adecuado.

Orejas

Si se acumula cerumen hay que quitarlo cuidadosamente, tal como haríamos en el caso de una persona. Pero hay que hacerlo con mucho más cuidado, ya que por la forma de las orejas del perro, si simplemente soltamos las escamas de cera, caerán al interior, pudiendole dañar el conducto auditivo. Si no estamos seguros de cómo hacerlo es mejor dejarlo en manos de un profesional.

Hay que prestar atención especial a los perros de razas que tienen las orejas caidas, que además de acumular la suciedad "normal", pueden convertirse en nidos de parásitos.

Dientes

Hay que controlarlos para evitar la aparición de caries. De entrada, el perro no debería comer jamás dulces, azúcar o chocolate. Si aparecen caries, sarro, o por accidente se rompe un diente, hay que visitar al veterinario de inmediato.

A nivel más cotidiano, basta con darle regularmente trozos de pan duro y seco o alguna chuchería específica para limpieza de dientes. Al masticarlo, el perro hace su propia limpieza. También se le pueden cepillar los dientes con un dentífrico específico para perros o bicarbonato (si se deja... posiblemente el pan duro es una opción mucho mejor.)

Uñas

A un perro que vive en el campo, se le desgastarán naturalmente. Si estamos en la ciudad es más complicado. Lo más probable es que le crezcan hasta el punto de resultar molestas para él y para las personas con las que convive, y en el peor de los casos dificultan el caminar, pudiendo incluso provocar lesiones ya que el perro no apoya la pata correctamente. Por todo ello resultará imprescindible cortárselas, pero es una tarea muy delicada que mal realizada puede provocar dolor, hemorragias, infecciones..., por lo que es conveniente acudir al veterinario.

Pelo

Dependiendo de la raza, basta un cepillado, o es necesario visitar al peluquero. En perros de pelo largo conviene hacerle un cepillado a la semana, para quitarle pelos muertos y polvo. La grasa natural que el perro segrega bastará, junto con ese cepillado, para que mantenga el pelo limpio y brillante. En el periodo de muda (normalmente va parejo a los cambios de estación: pelo de verano y pelo de invierno) hay que aumentar la frecuencia del cepillado.

El cepillo ha de ser tal que arrastre los pelos sueltos, pero no que llegue a arrancar pelo por sí mismo.

Baños

El baño no debería darse más que un par de veces al año, como máximo, y nunca a cachorros de menos de seis meses. El cepillado periódico y la propia secreción grasa del perro sirven para mantenerle limpio el resto del tiempo. El baño sirve para quitarle malos olores, colaborar en la caída del pelo viejo, y eliminar parásitos.

El agua no ha de estar ni muy fría ni muy caliente, y ha de usarse jabón neutro o champú para perros. Debe evitarse que le entre agua en ojos y orejas. También hay que evitar que el perro se enfríe mientras está aún mojado, por lo que se le debe secar bién, con una toalla o un secador (cuidando de no quemarle el pelo).

Si el perro se moja accidentalmente (por ejemplo con lluvia), hay que meterle en casa lo antes posible y secarle bien, y si es posible, manteniendole en movimiento. Esto vale también mientras se está mojando: no hay que permitir que se quede quieto hasta que se le pueda secar.

Eliminación de parásitos externos.

Un sistema fácil y sano para evitar en gran medida la picadura de parásitos es el dar a los perros diariamente levadura de cerveza. Se puede comprar en cualquier farmacia en forma de comprimidos que generalmente me comen encantados, como si fueran chucherías. La levadura de cerveza, además de proteína, contiene sustancias activas para la piel empezando por las vitaminas B, la vitamina de la piel Biotina, proteínas de alto valor ( en especial el amino ácido glutatión responsable de la desintoxicación y la  curación de heridas por su contenido en azufre) y sin olvidar su alto contenido en minerales y oligoelementos ( sustancias imprescindibles en el metabolismo de la piel). La levadura de cerveza se reconoce como un complejo y valioso alimento de la piel desde dentro. La ingesta debe ser diaria, ya que los insectos son repelidos por el olor que proporciona a la sangre (inapreciable para el olfato humano).

Además de nuestros perros, los humanos que escribimos esta web hemos probado a tomar levadura de cerveza y hemos comprobado una dramática disminución en la picadura de mosquitos, lo que además, reduce el riesgo de contraer leishmaniosis.

Durante los meses en los que los parásitos externos están más activos -los de mayor temperatura ambiente- es imprescindible hacer una inspección diaria a nuestros perros, ya que, aunque nosotros tomemos todas las precauciones posibles, es posible que se infecten durante cualquier paseo.

Pulgas

Un indicio de que hay pulgas es que el perro se rasca a menudo. Posiblemente podremos verlas entre el pelo. En caso afirmativo, no hay más remedio que usar un insecticida. También puede ser conveniente dar al perro un baño con alguna loción antiparasitaria. No hay que olvidar desinfectar los lugares de la casa donde el perro se tumba habitualmente, ni cualquier otra cosa que use, mantas, cama, etc. Esta desinfección es conveniente repetirla semanalmente durante los meses cálidos.

Garrapatas

Se adhieren a la piel más fina del perro (orejas, axilas e ingles), por lo que conviene revisar periódicamente estas zonas y sus alrededores. Nunca deben arrancarse, ya que se rompen, dejando su cabeza en el interior de la piel del perro, y pueden provocarle infecciones. Para eliminarlas podemos cubrirla completamente con vaselina o aceite (no hay que tener miedo de tocarla con los dedos, la parte que "muerde" está dentro del perro). Hay que dejarla bien cubierta. De este modo, se tapan los poros por donde respira, lo que la obliga a soltarse por si misma y no se le causan heridas al perro. Unos instantes después de haberla cubierto bien, se la sujeta con unas pinzas (sirven unas de depilar), y se dejará llevar.

Parásitos de la sarna

Son varios grupos de parásitos diferentes. Normalmente no se pueden detectar hasta que la enfermedad se ha producido, por lo que se necesita intervención del veterinario. Hasta que éste interviene, limpiar la piel con un antiséptico.

 

blog comments powered by Disqus

 

encuesta
Si no puede visualizar esta encuesta es porque
su navegador no acepta flash.

comentar en facebook Comentar sobre nuestra web:

para perros-recetas para comida

¿A que no pueden comer sólo una?

Las patatas fritas -las que compramos en bolsitas- es uno de esos alimentos humanos a los que los perros se aficionan al primer mordisco. Ofrézcale una a un can que nunca las haya probado, y tras un primer instante de duda, podrá devorar un paquete entero.

Pero no son saludables, claro, además de un exceso de grasa y sal, muchas de ellas contienen distintos aditivos como conservantes y colorantes. Podemos cocinar fácilmente en casa una versión canina sana y deliciosa.

alimentación

Necesitaremos:

-Dos pechugas medianas de pollo o pavo (reservar el agua de cocción).

-Un diente de ajo.

-Una taza de harina de trigo (mejor si es integral).

-Media taza de harina de maíz (podemos usar Maizena).

Preparación:

-Triturar las pechugas y el ajo con unas cucharadas del agua de cocción hasta obtener un puré no demasiado líquido.
Descartaremos del agua de cocción la grasa que se forma en la superficie.

-Añadir las dos harinas al puré y mezclar hasta conseguir una pasta que no se pegue a los dedos.

-Envolver en plástico para alimentos y enfriar bien en la nevera.

-Sobre una superficie enharinada, estirar la masa hasta que quede una capa fina. Cortar en tiritas. También podemos cortarla con una taza pequeña para conseguir “patatas” redondas, o con un molde de pastelería para conseguir la forma que queramos.

-Calentar el horno a unos 180º C.

-Colocar las “patatas” en una bandeja de horno aceitada o, mejor, sobre papel de hornear.

-Dependiendo del grosor, estarán listas en unos 30-40 minutos.

-Al sacarlas del horno pueden estar un poco blandas, cuando se enfríen se endurecerán.


Servir y disfrutar de las felicitaciones al chef.

line


guau.com logo

line

line




Perros




       


line