El AMOR ES CIEGO


Si usted se levantara mañana y se hubiera quedado ciego, se adaptaría a su nueva situación. Con tiempo y paciencia, aprendería a localizar todo dentro de su casa, a pasear por la calle, disfrutaría con su familia y amigos, y tendría una buena vida, distinta, pero buena. ciegoExactamente igual que su perro. Usted no querría que su familia y su médico decidieran asesinarle . Exactamente igual que su perro.

Todavía hay gente que opta por la eutanasia cuando su perro pierde la vista por enfermedad, accidente o edad, cuando lo cierto es que la adaptación del perro a su nueva situación es considerablemente más rápida y con mayor éxito que la de los humanos —algunas personas no se dan cuenta de que su perro ha ido perdiendo la vista hasta que se cambian de casa y comienza a tropezar con las cosas.La razón de este rápido ajuste es que mientras para los humanos el sentido de la vista es el primero en importancia, para los perros es el tercero, detrás del olfato y el oído (recordemos que se calcula que el olfato de un perro es 100.000 veces más poderoso que el de un humano ya que nosotros tenemos 40 millones de receptores olfativos contra los 2 Billones! que tiene el perro, y que los canes pueden escuchar a una distancia 4 veces mayor que las personas).

Por supuesto, un perro que ha nacido ciego no sabe que lo es. No puede echar de menos algo que nunca ha conocido, del mismo modo que los humanos carecemos de su descomunal sentido del olfato —que no podemos ni imaginar— y vivimos felices sin él.

A continuación damos unos cuantos consejos para facilitar la transición al nuevo estado:

ciego

— La ceguera de un perro puede ser incluso más dura para su humano que para quien la sufre. Los perros se solidarizan con nuestro estado de ánimo, incluso aunque usted se sienta triste intente que él no lo note, evite el "Pobrecito, que pena", no le ayuda. Lo mejor que puede hacer es hablarle con tono normal, alegre, como si nada hubiera pasado.

— La comunicación verbal con su perro adquiere mayor relevancia. Su voz le guiará y le animará. Explíquele cualquier actividad que vayan a realizar ("Vamos a ir al veterinario para tu revisión...") le aseguro que le entiende más de lo que creemos. Vincule una palabra a todas las acciones y a todos los objetos ("Derecha, izquierda, arriba, escalón...") poco a poco las aprenderá y le ayudarán a conectar con su rutina diaria. Hágale saber que está saliendo de la habitación hablándole mientras lo hace. Recuerde que ya no tiene conexión visual con su perro, háblele a menudo, la charla amorosa "Que guapo eres, quién es el mejor perro del mundo" le transmite su afecto y a su perro le encantará; además, es divertido! Recuerde hablarle antes de tocarle, especialmente si está dormido, para evitar asustarle.

— Algunos perros pueden deprimirse al perder la vista —es perfectamente normal, ¿a quién no le sucedería?, mantenga su rutina normal el máximo posible. No hay razón alguna para dejar de pasear —recuerde que usted es ahora sus ojos—. Si siempre ha utilizado collar, es el momento de probar un arnés, le dará mayor control del cuerpo de su perro para guiarle y reducirá la presión en cuello y ojos, muy importante en los casos de glaucoma.

— Su perro creará en su mente un mapa en tres dimensiones de su domicilio. Para ayudarle, matenga sus objetos —como el agua, la comida y su cama— siempre en el mismo lugar. En muchas tiendas de productos para animales venden pequeñas fuentes de agua que orientarán a su perro para llegar a la habitación donde la coloque y ordenar su mapa mental a partir de ese punto (si la compra desde el banner de Zooplus que se ecuentra en v No cambie los muebles, televisión o radio de lugar; las sillas deben volver a su sitio debajo de la mesa al terminar de comer. No deje las bolsas de la compra en el suelo... Estos pequeños detalles evitarán unos cuantos coscorrones —que los habrá, seguro— cuando sucedan, es mejor aprovechar para enseñarle una palabra de aviso de peligro "Atención, cuidado, stop" que le será muy útil en numerosas circunstancias, que sentir pena por él y hundirle la moral.

— Utilice alfombras con distintas texturas —pelo largo, corto, de automóvil...— para crear caminos que su perro ciego pueda seguir dentro de su casa. Las muestras y restos de alfombras son baratos, utilice recortes para marcar las distintas habitaciones situándolos a la entrada de cada una de ellas. Si tiene un pasillo largo coloque una moqueta en toda su longitud, su perro pronto aprenderá que es seguro ir a toda velocidad sobre ella (puede hacer lo mismo en su jardín), será un lugar perfecto para jugar a la pelota —pelotas con un cascabel dentro o impregnadas con esencia de vainilla comestible). También puede colocar un recorte grande de alfombra debajo de su bebedero y del plato de comida, le ayudarán a saber cuando ha llegado a ellos.

— Cuando su perro salga al jardín un carillón (campanas formadas con varillas de metal o madera que suenan con el viento) colgado al lado de la puerta de la casa le ayudará a encontrar su camino. Un camino de moqueta que salga un par de metros fuera de la entrada también será de gran ayuda.

— También puede marcar con olores (rosa, limón, pino...) distintas habitaciones o rincones peligrosos. Cuando vayan de vacaciones o se cambien de casa lleve consigo estos mismos aromas, y le ayudarán a ubicarse con mayor facilidad impregne la parte inferior de las puertas para que el olor esté a su nivel. Su cama puede marcarse con esencia de vainilla —se vende en muchos supermercados para hacer dulces—, no es tóxica y le señalará un punto a partir del cual seguir su mapa mental.

— Si su perro tiene problemas para localizarle, póngase perfume o colonia —siempre el mismo— o sujétese con un imperdible un cascabel en la ropa. También puede coser un cascabel o campanita a una de esas cintas para sujetarse el pelo, y colocárselo en la muñeca o el tobillo. Si vive con otros animales y su perro ciego se choca contra ellos, póngales cascabeles hasta que todos se acostumbren a la nueva situación.

— En los jardines es imprescindible vallar las piscinas. Si un perro ciego se cae puede dar vueltas hasta el agotamiento y ahogarse, sin ser capaz de localizar el borde. Cuidado con las ramas bajas de los árboles, habrá que podarlas para evitar dolorosos golpes.

— Si su perro se desorienta, llévele hasta uno de sus puntos de orientación —por ejemplo, su cama— y tranquilícele. Hágalo calmadamente, tomándolo como un pequeño incidente sin importancia, si usted se deprime por el percande, a su perro le costará mucho más superarlo.

— Subir y bajar escaleras puede representar un reto para su perro ciego. Si la escalera resbala, instale moqueta o pequeñas alfombrillas de automóvil en cada escalón. Acompáñele en cada paso sujetándole por la parte inferior para que se sienta seguro y animándole con recompensas en cada escalón. Practique hasta que suba y baje con facilidad. Incluso si en su casa no tiene escaleras es conveniente que aprenda a manejarse en ellas para cuando se presente la ocasión, pídale a un amigo que le deje practicar en su casa. Si en su domicilio hay varias plantas, hasta que haya aprendido a utilizar las escaleras ponga una valla para niños para evitar que se caiga por ellas.

— La herramienta más importante es la correa, cuando la lleva puesta es como si usted le llevase de la mano. Durante el período de adaptación a la ceguera el llevar la correa puesta incluso en casa le hará sentirse más seguro al saber en todo momento donde se encuentra su humano. Ahora usted es sus ojos. Utilice una correa corta para evitar tropezar con ella. No es imprescindible, pero puede resultar útil pasar la correa por un tubo de PVC delgado para obtener una correa rígida con la que sea más fácil marcar una dirección.

— Instalar la cama del perro cerca de la del humano le tranquilizará al escuchar su respiración.

— Cuando salga de casa deje la televisión o la radio encendidas con el volumen bajo, el sonido les tranquilizará y serán un punto de referencia auditivo constante.

— Si el perro ciego con el que vive es de pequeño tamaño evite levantarle para ayudarle a llegar a la comida o cualquier otra cosa que quiera, indíquele como puede conseguirlo él; el que les levanten en el aire y les bajen les desorienta.

— Puede ayudar a un perro a crear un mapa de la casa poniéndose a cuatro patas con él y recorriendo las habitaciones. Chóquese a propósito con una puerta, pared o mueble y aproveche la ocasión para enseñarle la palabra de peligro que usted elija: "Cuidado, atención, para..." Convierta la actividad en un juego para los dos.

— Siguiendo con el juego de ponerse a cuatro patas con su perro, aproveche la ocasión para ver la casa desde su altura, ¿hay algún mueble con esquinas afiladas (póngale un poco de goma—espuma en las esquinas, un trapo doblado o plástico con burbujas hasta que aprenda a evitarlas? salga al jardín, ¿alguna rama a esa altura (ya sabe, a podarla)? ¿algún agujero profundo en el que pueda meter una pata y hacerse daño?

— Más juegos educativos: si tiene niños pequeños en la casa, es necesario que comprendan que las habilidades su perrito han cambiado. Póngales una venda y recorran la casa juntos, les ayudará a entender la necesidad de colocar cada mueble en su sitio.

La vida con un perro invidente es mucho más fácil de lo que puede pensarse. Adopte un perro con problemas visuales sin miedo alguno. Al fin y al cabo, el amor es ciego.


 

 

blog comments powered by Disqus

 

nuestro espacio en facebook Comentar sobre nuestra web:




       

Perros